miércoles, 9 de mayo de 2018

Sonia Chocron /Selección Poética


















¿Es el amor
maná tan súbito fiero y delicioso
que los hombres de este reino tienen miedo
y lo desean?
No basta que lo añoren con plegarias
sin noble unión del alma y lo creado
que allí donde el ánima es harina
el corazón del mundo en pan de Sábado.

-----

Sé que el tiempo es una brisa pasajera
es un soplo caprichoso y muy esquivo
cuando creo que viene ya es pasado
cuando pasa su tránsito es olvido
Es por causa de su senda tan incierta
de mostrarte siempre nuevo
siempre antiguo
que respondo sí a recibirte
ahora que la primavera es cosa nuestra.

-----

Yo te inquieto alma mía
Huésped de mi cuerpo caprichoso
¿No sabes que no puedes?
¿No sabes que no debes?

-----

Grande es mi espera y redonda
como este el mi bastidor
que gira sin fin girando
y mis manos se le hacen cortas
para tan larga labor
Labrando aguardar labrando
una figura bordada
que no asoma

(Poemario Toledana)
















CUANDO EL MIEDO SE DESPIERTA

Cuando el miedo se despierta
la muerte circunda leve
cerca de mis sueños verdes
negra sola y endeble

Espinas de rosas negras
gatos rojos de ojos muertos
vísceras mustias y amargas
sangrantes bramidos lentos

Negro manjar de temores
Carnada a mi cordura cruel
negro me endulzas las horas
negro almíbar negra miel

-----

QUIERO

Mi casa profunda dice
Quiero acunar con canciones
frases tibias, darle ritmo
a las letras de los nombres
El esposo amante dice:
Dame un niño de granate
quiero cuerpo, sangre y piel
no palabra que no late.

-----

LETRILLA

Hoy es el día
amada estampa
del ave blanca
del mediodía

Sangre caliente
Frío temblor

Alas de nata
pico de espiga
trinos, cantigas
plumas de plata
Sangre caliente
frío temblor

Vientos del este
rayo ofendido
disparo frío
menguada suerte

Sangre caliente
frío temblor

Ave centella
del mediodía
pulpa teñida
nube bermella

Sangre caliente
frío temblor

-----

LA MARGARITA

Ahora ahora
Anúdense los dos
eclipsen el eclipse
fúndese la hora
únanse en la forma
penétrense los dos
hágase la mezcla
fundarse fundirse
sorberse fingirse
comerse besarse
la margarita nueva
y el moscardón

(Poemario Púrpura)

























UN CUERPO ES UNA CASA ES UNA ISLA

Un cuerpo es una casa casi hermética
abandonado a la idea de sí mismo
Es también una isla que ha nacido
a medianoche sin  temblores iracundos
abiertamente sola al desamparo
exiliada, dividida de este mundo
Un cuerpo es una casa es una isla desierta
de la tierra que todo lo junta prontamente
con el afán de la hechura del polvo

-----

SAGRADO CORAZÓN

Si yo tuviese un don y si pudiese
trazarme la figura sobre un lienzo
respetando la armonía y lealtad de los espejos
haría de mi faz un cuerpo con el corazón desterrado
aéreo blando pegajoso
roja carne sin alma y no sintiendo
las agujas que en él duermen

-----

MONACA DI MOZA

Aquellos que todavía no me aman
no han escuchado las retraídas notas
de las voces de la tarde
ni los gritos de la flama herida
que arde que arde
No conocen el fragor de la carne
de las niñas desobedientes

-----

A DIOS EN SU MORADA

Dios
si tú me codiciaras
como yo a ti

-----


(Poemario La buena hora)






THE GREAT DICTADOR

De ti hemos aprendido que
al final de todas las
cuentas
los tiranos terminan por ahorcarse
siempre
con su propio
bigotito

-----

BIRDY

Allí desnudo al filo de la ventana
hecho de pectorales blancos
y nalgas colmadas
como un estandarte de libertad rasa
me recuerdas
que sigo agazapada esperando
que me crezcan las alas

-----

SÉPTIMO SELLO

No es chiste sentarse a jugar
ajedrez
en  blanco y negro
con La Parca

Ella nunca nos dirá sus secretos

Peor aún,
se corre el riesgo
de ganarle

-----

LA VIDA ES  BELLA

A pesar de todo
Del calor y del frío
Del día y de la noche
De los cadáveres sobre las aceras
De los rebanados en acción
De la contienda y sus bajas
Del mal y similares
De la tirria y el error
Del eco y sus memorias
De la orfandad y la jácara
De los súbito y lo tardo
De lo poco y de lo mucho

La vida es bella
a morir

(Poemario Mary Poppins y otros poemas)


                                                                 
Sonia Chocrón (Caracas, 17 de marzo de 1961) poeta, narradora y guionista de cine y televisión de origen judío. Licenciada en Comunicación Social de la Universidad Católica Andrés Bello. En 1982 ingresa al Taller de Poesía del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (CELARG). En 1988 participa -por concurso- en el Taller "El Argumento de Ficción" de Gabriel García Márquez en la Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, Cuba. De allí, viaja a México invitada por el Premio Nóbel para fundar el Escritorio Cinematográfico Gabriel García Márquez. Su trabajo literario, así como sus guiones para cine y televisión, le han merecido diversos premios y reconocimientos a nivel local e internacional.

martes, 8 de mayo de 2018

Estado de exilio / Cristina Peri Rossi

Resultado de imagen para cristina peri rossi

XII

A tantos quilómetros de distancia
nadie puede permanecer fiel.
Ni el árbol que plantamos
ni el libro abandonado,
ni el perro,
que vive en otra casa.

XIV

Ninguna palabra nunca
ningún discurso
-ni Freud, ni Martí-
sirvió para detener la mano
la máquina
del torturador.
Pero cuando una palabra escrita
en el margen en la página en la pared
sirve para aliviar el dolor de un torturado,
la literatura tiene sentido.

Los exiliados

Persiguen por las calles
sombras antiguas
retratos de muertos
voces balbuceadas
hasta que alguien les dice
que las sombras
los pasos las voces
son un truco del inconsciente
Entonces dudan
miran con incertidumbre
y de pronto
echan a correr
detrás de un rostro
que les recuerda otro antiguo.
No es diferente
el origen de los fantasmas.

Cabina telefónica 1975

El exilio es tener un franco en el bolsillo
y que el teléfono se trague la moneda
y no la suelte
-ni moneda, ni llamada-
en el exacto momento en que nos damos cuenta
de que la cabina no funciona.

XXXIV

Extrañan
el ritmo de las ciudades
el cielo opaco lleno de humo
el canto de los pájaros
extrañan el paso de las horas
el calor y el frío
a veces dicen una palabra por otra
y se asustan
cuando descubren que olvidaron
el nombre de una calle.
Se exilian de todas las ciudades
de todos los países
y aman las imágenes de los barcos.

El viaje

Mi primer viaje
fue el del exilio
quince días de mar
sin parar
la mar constante
la mar antigua
la mar continua
la mar, el mal
Quince días de agua
sin luces de neón
sin calles sin aceras
sin ciudades
sólo la luz
de algún barco en fugitiva
Quince días de mar
e incertidumbre
no sabía adónde iba
no conocía el puerto de destino
sólo sabía aquello que dejaba
Por equipaje
una maleta llena de papeles
y de angustia
los papeles para escribir
la angustia
para vivir con ella
compañera amiga
Nadie te despidió en el puerto de partida
nadie te esperaba en el puerto de llegada
Y las hojas de papel en blanco enmoheciendo
volviéndose amarillas en la maleta
maceradas por el agua de los mares
Desde entonces
tengo el trauma del viajero
si me quedo en la ciudad me angustio
si me voy
tengo miedo de no poder volver
Tiemblo antes de hacer una maleta
-cuánto pesa lo imprescindible-
A veces preferiría marcharme
El espacio me angustia como a los gatos
Partir
es siempre partirse en dos.

Lo imprescindible

Uno aprende que lo imprescindible
no eran los libros
no eran los discos
no eran los gatos
no eran los paraísos en flor
derramándose en las aceras
ni siquiera la luna grande -blanca-
en las ventanas
no era el mar arribando
su rumia rompedora en el malecón
ni los amigos que ya no se ven
ni las calles de la infancia
ni aquel bar donde hacíamos el amor con la mirada.
Lo imprescindible era otra cosa.

Elogio de la lengua

Me vendió un cartón de bingo
y me preguntó de dónde era.
“De Uruguay”, le dije.
“Habla el español más dulce del mundo”,
me contestó mientras se iba
blandiendo los cartones
como abalorios de la suerte.
A mí, esa noche,
ya no me importó perder o ganar.
Me di cuenta de que estaba enganchada a una lengua
como a una madre,
y que el salón de bingo
era el útero materno.

Montevideo

Nací en una ciudad triste
de barcos y emigrantes
una ciudad fuera del espacio
suspendida de un malentendido:
un río grande como mar
una llanura desierta como pampa
una pampa gris como cielo.
Nací en una ciudad triste
fuera del mapa
lejana de su continente natural
desplazada del tiempo
como una vieja fotografía
virada al sepia.
Nací en una ciudad triste
de patios con helechos
claraboyas verdes
y el envolvente olor de las glicinas
flores borrachas
flores lilas
Una ciudad
de tangos tristes
viejas prostitutas de dos por cuatro
marineros extraviados
y bares que se llaman City Park.
Y sin embargo
la quise
con un amor desesperado
la ciudad de los imposibles
de los barcos encallados
de las prostitutas que no cobran
de los mendigos que recitan a Baudelaire.
La ciudad que aparece en mis sueños
accesible y lejana al mismo tiempo
la ciudad de los poetas franceses
y los tenderos polacos
los ebanistas gallegos
y los carniceros italianos
Nací en una ciudad triste
suspendida del tiempo
como un sueño inacabado
que se repite siempre.

Tomado del blog Poetas del fin del mundo, https://poetasdelfindelmundo.com/

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Juan Gelman

Resultado de imagen para Juan Gelman

Ausencia de amor
Cómo será pregunto.
Cómo será tocarte a mi costado.
Ando de loco por el aire
que ando que no ando.

Cómo será acostarme
en tu país de pechos tan lejano.
Ando de pobre cristo a tu recuerdo
clavado, reclavado.

Será ya como sea.
Tal vez me estalle el cuerpo todo lo que he esperado.
Me comerás entonces dulcemente
pedazo por pedazo.

Seré lo que debiera.
Tu pie. Tu mano.

Certezas
A ver cómo es.
Estaba quieta la inquietud por una vez.
La desazón en sazón y
¡cómo se parecía el mundo a Gerarda
envuelta en sensaciones de encaje!
Las palabras chocan contra la tarde
/y no la descomponen.

La furia no me deja solo conmigo.
Habrá que recortar la sombra militar.
¡Camaradas especialistas en esperar cansancios:
apaguen el amor dudoso
que baja humilde y despacito!

Hasta el revés del cosmos morirá!
El juego en que andamos
Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta salud de saber que estamos muy enfermos,
esta dicha de andar tan infelices.
Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta inocencia de no ser un inocente,
esta pureza en que ando por impuro.
Si me dieran a elegir, yo elegiría
este amor con que odio,
esta esperanza que come panes desesperados.
Aquí pasa, señores,
que me juego la muerte.

Fábricas del amor
Y construí tu rostro.
Con adivinaciones del amor, construía tu rostro
en los lejanos patios de la infancia.
Albañil con vergüenza,
yo me oculté del mundo para tallar tu imagen,
para darte la voz,
para poner dulzura en tu saliva.
Cuántas veces temblé
apenas si cubierto por la luz del verano
mientras te describía por mi sangre.
Pura mía,
estás hecha de cuántas estaciones
y tu gracia desciende como cuántos crepúsculos.
Cuántas de mis jornadas inventaron tus manos.
Qué infinito de besos contra la soledad
hunde tus pasos en el polvo.
Yo te oficié, te recité por los caminos,
escribí todos tus nombres al fondo de mi sombra,
te hice un sitio en mi lecho,
te amé, estela invisible, noche a noche.
Así fue que cantaron los silencios.
Años y años trabajé para hacerte
antes de oír un solo sonido de tu alma.

La rueda
El arco o puente que va
de tu mano a la mía cuando
no se tocan, abre
una flor intermedia.
¿Qué toca, qué retoca, qué trastoca
ese vacío de las manos
solas en su fatiga?
Nace una flor, sí,
se agosta en mayo como una
equivocación de la lengua
que se equivoca , sí.
¿Por qué este horror?
En la página de nosotros mismos
tu cuerpo escribe.

Resultado de imagen para Juan Gelman


Juan Gelman (Buenos Aires3 de mayo de 1930 - México, D. F.14 de enero de 2014)
Exiliado durante la dictadura militar iniciada en 1976, retornó a la Argentina en 1988 aunque se radicó en México. Buena parte de su vida y obra literaria se vieron signadas por el secuestro y desaparición de sus hijos y la búsqueda de su nieta nacida en cautiverio. Fue el cuarto argentino galardonado con el Premio Miguel de Cervantes, luego de Jorge Luis BorgesErnesto Sabato y Adolfo Bioy Casares. Se lo considera uno de los grandes poetas contemporáneos de habla hispana, y un «expresionista del dolor». A su muerte, la Presidencia de la Nación Argentina decretó tres días de duelo nacional.

jueves, 2 de noviembre de 2017

Rainer Maria Rilke










Canción de amor

¿Cómo sujetar mi alma para
que no roce la tuya?
¿Cómo debo elevarla
hasta las otras cosas, sobre ti?
Quisiera cobijarla bajo cualquier objeto perdido,
en un rincón extraño y mudo
donde tu estremecimiento no pudiese esparcirse.
Pero todo aquello que tocamos, tú y yo,
nos une, como un golpe de arco,
que una sola voz arranca de dos cuerdas.
¿En qué instrumento nos tensaron?
¿Y qué mano nos pulsa formando ese sonido?
¡Oh, dulce canto!

Der Panther

Su mirada se ha cansado de tanto observar
esos barrotes ante sí, en desfile incesante,
que nada más podría entrar ya en ella.
Le parece que sólo hay miles de barrotes
y que detrás de ellos ningún mundo existe.
Mientras avanza dibujando una y otra vez
con sus pisadas círculos estrechos,
el movimiento de sus patas hábiles y suaves
va mostrando una rotunda danza,
en torno a un centro en el que sigue alerta
una imponente voluntad.
Sólo a veces, permite en silencio, la apertura
de los cortinajes que ocultaban sus pupilas;
y cruza una imagen hacia adentro,
se desliza a través de los tensos músculos
cae en su corazón, se desvanece y muere.

Las rosas

Si tu frescura a veces nos sorprende tanto
dichosa rosa,
es que en ti misma, por dentro,
pétalo contra pétalo, descansas.
Conjunto bien despierto cuyo centro
duerme, mientras se tocan, innumerables,
las ternuras de ese corazón silencioso
que suben hasta la extrema boca.

Ofrenda

¡Oh, cómo florece mi cuerpo, desde cada vena,
con más aroma, desde que te reconozco!
Mira, ando más esbelto y más derecho,
y tú tan sólo esperas… ¿pero quién eres tú?
Mira; yo siento cómo distancio,
cómo pierdo lo antiguo, hoja tras hoja.
Sólo tu sonrisa permanece como muchas estrellas
sobre ti, y pronto también sobre mí.
A todo aquello que a través de mi infancia
sin nombre aún refulge, como el agua,
le voy a dar tu nombre en el altar
que está encendido de tu pelo
y rodeado, leve, con tus pechos.