jueves, 5 de diciembre de 2019

Tina Oliveira / Viaje desnudo









La voz de Tina Oliveira se perfila y afila en la saudade, una emoción que tiene cabal sentido en el mundo y en la lengua portuguesa. Gracias a la elaboración poética que nos ofrece, revela cómo la abraza el pasado y cómo ella lo convierte en presencia (presente) en Viaje desnudo. La saudade vivida como muerte, morimos un  poco al recordar, justifica su aspiración de dejar atrás lo ya vivido, ambición imposible: todo ya es un pretérito que conforma ese instante que se borra. En este libro se va mostrando que lo más importante del viaje siempre será la despedida y no lo que ofrece la llegada. Quizás porque para el viajero lo más importante es el movimiento, vivir el desarraigo, ya que el regreso es volver "son agua y sin arena" y reconociéndose vencida.


María Antonieta Flores 



Perfume de tarde 

Sobre la espalda
te extraño

en silencio y en voz alta

tu mirada
un resabio

Nos fuimos
        de los dos queda un aroma
y la piel que habla
.....

Quién eres 

Vengo de la batalla perdida
la renuncia
el río estanco

Vengo del olor a duelo
los restos rancios

Quién eres
           Lo que ahora encuentras
.....

Duele

el tiempo y su carencia
el bagaje y las maletas
el presente y su fantasma


el nombre que no tienes
el sonido que me das


el mundo que conservo
la enajenación completa
.....

Ropaje

Pensamientos
filoso aparataje del silencio

Cautos labios
arropan a mordiscos recuerdos

Vacío
sastre de pulso preciso
labras arteramente
la desnudez punzante que me viste
.....

Desnudo 2

Entre sombras
tu estar
es
mi fantasma
.....

Tristeza 

Busco rodearte toda
pero me contienes por completo
.....

Hechos

plenas de callos mi paladar
dejando sabor a ausencia
y el deseo al descubierto
......





Tina Oliveira: Caracas, Venezuela, 1967. Doctora en Ciencias Biológicas de la Universidad Simón Bolívar. Dentro de su campo profesional  se ha desarrollado en la temática de la conservación de la biodiversidad, con herramientas de la genética hasta los sistemas de información geográfica. En el mundo de la poesía se inicia durante su paso por el Liceo Andrés Bello. Ha participado en talleres dirigidos por los poetas Arturo Gutiérrez, Edda Armas y María Antonieta Flores. 

jueves, 28 de noviembre de 2019

Karla Castro Betancourt / Tiempo añil







Hace tiempo, Eugenio Montejo influyó en su agudeza y fina percepción, que la creación es pasivamente femenina y debe ser enfrentada, por lo tanto, desde la indefensión, tal vez, sea esto lo que percibimos en el juicio prudente, entreabierto que se lee en Tiempo de Añil. Una poesía que impulsa a cruzar el agua, hacia el interior de la mujer que mira callada en el poema. Lo callado, parálisis que articula el discurso poético de Karla Castro.


Carmen Verde Arocha 



Homeless

Mi casa
no aparece en los mapas de Google
nadie sabe cómo llegar

Esta casa juega conmigo a la gallinita ciega
esconde la ropa          mueve las paredes
pierde las llaves

Es un feudo que se resiste
me odia
confina a esta grulla a no tener nido
.....

Esta niebla
           hija de una lluvia
           que desemboca en el cielo

clava las uñas en la tierra
observa con simpleza a una leona volverse etérea

me humedece los ojos
cuando la semilla del viento
no me convierte
en nido
.....

Resurrección

Nadie en esta vida tiene tantos pecados
como para morir dos veces
Sangre blanca brota de los ojos de Lázaro
Se levanta y anda

Jesús lo sabe
en su muerte
están presentes todas las muertes de Lázaro
es él quien estará viviendo
               y no puede ser resucitado
.....

Sentencia 

Van cuatro días
respiro agujas

La enfermedad
ha monopolizado mi agenda

Quizás quebré las leyes

Me consumo
juvenil y bueno

Soy
             un niño sin esperanza
.....

Objetos 

Esta es mi cabeza
donde sólo una certidumbre sobrevive:

                     el deseo intransigente de estar en otra parte


Este es mi brazo
que por su cuenta
                       renunció a ser ala
.....

Resquemor

La rabia abanica mi hastío

ducha fría es descubrir
el arcoíris gris pintado en mi cara

                                  Un resquemor tengo por silla
.....


De vuelta al pasado
         la golondrina
                                       no encuentra el nido

.....





Karla Castro Betancourt: Valera, Venezuela, 1985. Psicóloga de la Universidad Arturo Michelena, con especialización en Clínica Mental del Hospital Universitario de Caracas, Actualmente ejerce como psicólogo clínico y psicoterapeuta de orientación psicoanalítica. Su llegada a las letras es a través de la narrativa con la escritura de cuentos breves. A la poesía arriba en 2007, durante su especialización en el Hospital  Universitario de Caracas. 





jueves, 21 de noviembre de 2019

Héctor Aníbal Caldera / Vigilia en la desmesura










En este, su primer libro, Héctor Aníbal Caldera tiene presente al poeta Santos López cuando afirma que la poesía es respiración, y más aún: que las respiraciones de cada quien están contadas. Tal vez por eso, en la desolación y ante la cuenta inevitable, prefiere pensar también en los demás:
"Nos respiramos unos a otros, noción de bien común".
La ciudad maltratada está presente así como sus habitantes a veces retratados en objetos abandonados como un pantalón que "lleva la indigencia en sus pliegues / propia de seres que dejaron de reconocerse". 

Blanca Strepponi 




Calle Independencia

A la distancia el pantalón de la acera 
va relatando en silencio sus historias
se perciben aún lozanías de su primera salida 
la pulcritud del filo que vivió encuentros 
la proximidad de sus texturas ágiles 
para evitar ser cazado 

- Un simple trozo de tela

Amalgama momentos irrepetibles
dolores gestados de manera deshilvanada 
entre intimidades percudidas por la sombra

estar hoy a la intemperie no le resta autonomía 
lleva la indigencia en sus pliegues
propia de seres que dejaron de reconocerse 
.....


Bulevar 

Camino entre cartones 
pertinaz orine como calle
mientras el aliento demanda prójimo 

una mirada espinosa emerge 
con gesto de roca huérfana 

a la distancia 
otro estorbo 
             con la ilusión de que no existe 

Somos el valle 
              –otro resto–
                         y no yo 
                         peatón
                         intrascendente
.....


Quiz impertinente

En otro día de múltiple elección:

  un país que olvidó reconocerse 
                       empoza complejos 
                       pulveriza transparencias
                       se deprava al negarse
                       mutila los brotes tiernos 
                       no ha sabido convocar sus entrañas                                        
                       está entreverado por estacas
                       quisiera dejar su ignorancia
.....


La adicción

Como la rata o los insectos 
merodea
enseña sus dientes tenaza 
en territorios ya conocidos 
insiste en aquello que fue superado 

las mismas acrobacias de siempre 
de naturaleza plástica 
con su pasión de anime 

subasta los anhelos 
pregunta qué preguntar 
ante las compuertas del desagüe 

Por un instante
la lucidez insinúa presencia

Mi ánimo sólo alcanza 
a girar la manivela
.....


Parodia 

Se volcó el agua por tantas simulaciones en tiempos en que la ironía desnudaba presencias 
se requiere cuerpo para comprender al otro
de todas maneras califico de etéreo lo que expresas 
mi máscara sigue calcificándose
.....


Ardor 

Me despiertan las curvas de tu sangre 
acompañan mi escasez 

son boleros canturreando salmos 

la luz encendida de tus tobillos
me hace tomar la bocanada que me inicia 

No requiero
lápiz que mitigue 

la mano extendida me rehace.
.....






Héctor Aníbal Caldera: Caracas, 1961, es Ingeniero Agrónomo, UCV; luego de contar con experiencia profesional, social y gerencial  cursó estudios de post grado en Asesoramiento y Desarrollo Humano, USB. Se formó como Psicodramatista, Coach y Máster en PNL. 




lunes, 18 de noviembre de 2019

Flavia Pesci Feltri / Cuerpo en la orilla









El cuerpo está en una orilla, es orilla de otros cuerpos. Diestro en plenitudes, busca un atajo para mostrar soledad. Exige o ruega, como en una voraz plegaria: «plántame / entre tus piernas», «bébeme los bordes desvestidos», «concede a la noche caer en los abismos». 
El otro es también orilla que abreva en aguas conversas: «es largo el viaje de ida / poca la destreza / para la vuelta»
El cuerpo resiste. La orilla resiste. El poema de quiebra, pero resiste. La orilla es ese merecido temblor donde cabe el origen y la zozobra.


Jacqueline Goldberg



se desviste en pedazos 
acontece sin raíces 
el ahora
.....

quisimos anticipar el silencio 

y de nosotros 
los sofocantes susurros 
.....

a veces
la ausencia 
siembra gritos 
.....

listo para ahincarse 
desgarrar 
llevar el vertedero 
los despojos 
que soy 
.....

los ausentes conocen de esta nostalgia 

reencarnan
repetida muerte
de un cuerpo fortalecido 
en su letargo 
sin tiempo
.....

no pudo arrancarse los ojos 
desvestida de la propia piel
fue anudándose las venas

delirante 
hizo tejidos de sal 

despobladas fatigas
la adornan 
.....

no busques bajo la cama 

la boca fue a esconderse 
entre piedras 

las manos dejaron de zurcir 
migas de pan 

no me busques
.....

tu cuerpo 
cuenco para mis huesos
eco de mis temblores 
.....





Flavia Pesci Feltri: ha participado en los talleres de poesía de los poetas Astrid Lander, Luis Enrique Belmonte, Rafael Castillo Zapata, Amando Rojas Guardia e Igor Barreto. Su poemario ( Lugar de Tránsito en cursiva) fue seleccionado como ganador del Concurso Nacional de Literatura, organizado por la Asociación de Profesores de la Universidad de los Andes ( APULA) 2012.

jueves, 14 de noviembre de 2019

Cecilia Ortiz / La espera imposible








El proceso creativo y sus muchas aristas se hacen comunicables en la voz de Cecilia Ortiz. En  La espera imposible la palabra se forja en desvelos, aborrece el mundo de las finalidades, en ella misma. Los poemas se construyen y destruyen a partir de plenitudes y agotamientos, se visten sin disfraces, la metáfora no se espera, se impone, viene de la sangre y se transforma en dicha, felicidad. Arrebatada y lúcida, la poeta es ménade, al mismo tiempo intérprete de lo imposible y lo posible, fiera sin límites, obediente a la luz. 

María Clara Salas 



Me voy desarmando 
desaguando 
escribo desnuda
comienzo a confiar en mí
más que en la poeta 
¿Quién es la poeta?
Comienza a bajar 
el agua por las piernas
la dulzura del ensueño 
el hábito añorado 
la luz del alma 
la entrega de mi ser 
Desaparecen los dolores 
enquistados 
Fiebres del porvenir 
.....

Falta mucho parto
          cuántos desamores
tantas ausencias
          el rigor de una despedida
de enamorados 
para que surja el poema
.....

Mi puño de metal 
sobre la página en blanco 
El deseo de alcanzar la escritura
Para ser vencida por su voz 
Deleitarme 
con las metáforas 
Embriagar ese cuerpo vacío 
que ya se nutre 
con lo que quiero decir 
Sale airoso 
Demencial violento tierno 
.....

Suben en el taciturno decir 
mis palabras
bajan en la hecatombe crucial 
del sonido 
Son sentencia 
.....

Seguir escribiendo 
soltando las líneas 
de mí cuerpo
Durmiendo 
hasta que la mano 
se detenga simple 
sobre el papel 
Despierta 
.....

No pude escribir el poema 
que soñé 
Pero regaré las letras 
con el paso del tiempo
Crecerá 
.....

Conozco el mecanismo
de la poesía 
las líneas 
vienen al paso 
se fracturan 
la metáfora 
da el esplendor
la página en blanco 
es apenas un punto 
incandescente
el milagro.
.....






Cecilia Ortiz : San Casimiro, 1951. Licenciada en Letras en la Universidad Central de Venezuela en 1984. Perteneció al 1er Taller de Poesía del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos en 1974 y 1975. Ha dirigido numerosos talleres de poesía y literatura en diversas instituciones públicas y privadas de Venezuela.



lunes, 11 de noviembre de 2019

Sandy Juhasz / La corteza no basta










En el primer verso del primer poema de este primer libro de Sandy Juhasz, se dice: "Busco un templo más vivo". Los tres versos que más se acercan al final del último poema de La corteza no basta, se atreven a  decir: "el universo en su corteza/ nos arranca de golpe/ cortados de raíz de pájaros de ramas". Entre tales extremos, este poemario baustimal plasma el sentido de su decir como una respuesta propia, y apropiada, a la decisión de acatar los latidos y las virtualidades de lo real que subyacen a la rugosa costra, a la corteza mortecina que el vivir incompleto no cesa de imponerle a la vida toda, natural y humana. En cuanto al latido verbal de estos poemas, sería justo admitir que en ellos se despliega un territorio textual a salvo del trato mortecino con el lenguaje y de la renuncia a la libre imaginación que constituyen el polo opuesto al poema verdadero. 
Sostenido por esos dos atributos, La corteza no basta se presenta ante el lector que no pierde de vista aquella diferencia como un libro que alienta la esperanza de toda una obra por venir.

Alfredo Chacón 
.....


Lugar sin regreso 

Te siento picotear la ventana
tus alas me extienden un alboroto de danza y escarcha 
para llevarme al lugar donde no me duelo
la noche tira sus monedas
las horas  duermen sin nosotros 
te buscas en la huella más callada
que ya no está 
la mirada desbocada lame la ausencia 
en la piel de ayer
.....


Corriente de sal 

Mi cuerpo riega tus olas
la piel deslava su espuma 
tu lengua me nombra pétalo a pétalo
hasta zambullirse en mi fondo
donde habitan los peces que encienden la palabra 
escama por escama me desnuda 
leve en tu cresta 
el velo virginal se rompe
mi vientre en una corriente de sal 
sopla tu cuerpo en el mío
más agua que el agua 
dos mares se hunden 
.....

Más allá de todo 

La selva desangra
calla los relojes enterrados en mi cuerpo 
todo nace otra vez
El sueño del samán abre la noche 
en el aire desnudo de alas 
arrecia el silencio 
nacido de los astros que vagan en mis huesos 
fluyendo como el río que me nada 
todo se lleva
.....


Orinoco 

El río 
con su luz mansa
se me encima de espuma
un pellizco de sol recoge mis aguas
que son el mismo río
niñas de maíz desnudan 
la última gota de la tarde 
abriéndose en sus olas 
un acento de niebla levanta la varita 
años vegetales lo enjaulan 
el brujo en su espejo 
se ríe
.....


Hoguera 

Qué misterio de tu cuerpo y el mío 
abre la herida de sol
hace sangrar al mediodía
para tendernos en tus gritos de pájaro 
y gritarte todos mis relámpagos
desnudándonos las llamas 
en la furia del último rayo 
que nos persigue
como un tigre en la selva
.....


Cacería 

Me acuesto en el espejo de la noche 
sin romperlo
los tigres vienen por mi piel
lluviosa de labios 
dulce en la lengua tentadora 
la luna nunca se seca 
rayo de un goce secreto 
suplica el fuego la mirada zorra
irreal como mi cuerpo 
al pie de un árbol 
soñando tigres
.....


Duermevela

De puro amanecer ya no soy este sueño 
acurrucado entre las ramas
de otro sueño a punto de ser sueño
donde habita el silencio irremediable de mi padre 
me despierta sin querer
.....





Sandy Juhasz: Lectora incurable. Estudió Letras en la UCAB, Marketing École Marcel Proust, Internet Publishing and Multimedia Programa SINA Vancouver. Habla español, inglés y francés. Actriz, guionista y productora en programas de radio y tv. Ha formado parte de los talleres de poesía dictados por Edda Armas y Armando Rojas Guardia. 

jueves, 31 de octubre de 2019

Claudia Sierich / Sombra de Paraíso










La experiencia de Claudia Sierich como traductora contribuye en gran medida a diseñar ese espacio liminar del decir.
Liminares son las transiciones iniciáticas a lo largo de nuestra vida. En el ámbito religioso, tal estado corresponde a Hermes, guía de las almas en el mundo de las profundidades. Pero Hermes es, asimismo, el dios de los lenguajes secretos. El hermetismo patente en estas páginas hechas de intensidad, exigencia, bella oscuridad, se inserta en un continuo esfuerzo de transgredir los límites percibidos en el entorno: su búsqueda de sentido se verifica no solo en la escritura, sino en la existencia de quien escribe. Por algo, la voz que nos llega de los umbrales nos invita a cuestionar los rotundos paraísos laicos y nos ofrece una escéptica indeterminación, un lugar donde podemos convivir en paz con la duda para, desde ella, crear.

Miguel Gomes 



Todo tiene irreparable vida útil. Inmejorable fecha de vencimiento. Son varias las horas que corren allí afuera. Varias las que desvarían. Si hay hora, deshora. No camina ninguna hora. 
.....


La ciudad de mi infancia no luce relojes en los espacios públicos. Los recuerdo sin haberlos visto. Desatendidos, no protagonizan nada. Trastos inútiles, interfieren en la cadena sin horas del caprichoso transitar urbano. Su estructura sirve para colocar una que otra basurita como última noticia del paseante. Doblegados como cualquier pieza del ornato público, defensa de la carretera o valla publicitaria, se aburren más que un triste y abollado poste del alumbrado que casi alumbra. 
.....

La renuncia que rinde: deseo pensar en que consiste un escabullirse de la aceleración generalizada que se ha venido imponiendo como una fuerza muda, incontestable. Cogió ritmo por su cuenta. Instaló el anónimo destrozo del tiempo. La esperanza puesta en ganar tiempo ( para nosotros ) gracias a diversas tecnologías de transporte y de comunicación se tornó fuerza omnívora y nos alcanza como el tiro por la culata. 
.....

Es ilusorio pensar la traducción cómo calco más o menos perfecto. No pensarla así, entrar en espesores a los que pocos te acompañan. Tampoco sirve el recurso de la explicación, ni de la descripción. En tanto réplica se conforma la reposición desplazada, contestación, la respuesta en rara resonancia.

.....

Casi nada, casi todo. 
Algo que se mueve estando quieto.
Donde los elementos se mantienen
los unos a los otros en suspenso, abiertos. 
La avidez de descifrar, la ternura de sostener el material, la estructura.
Algo que no se desgasta con el uso,
la adivinanza de todos los días.

.....

Saber que existe la ruptura absoluta e inevitable me dicta esta mensura, esta medida de contención: la de abandonar, de interrumpir el dispendioso devenir verbal y cerrar en frágil y valedero punto de equilibrio. Concluyo la traducción del poema y lo asiento, así, en lugar imposible, imposible de fijar de por siempre.

.....

El fino hilo interminable de la traducción impide que enmudezca un mundo. Participar me coloca en modo de resonancia y sucedo. Permite pertenecer y cobrar pertinencia. En una historia sin fin, reverbero en el bello rumor – bello por correspondiente, por respondón y disidente. Hay dioses allí afuera – y no están cansados. 



Claudia Sierich: Nació en Caracas, en 1963. En libre ejercicio, se mueve entre la interpretación de conferencias, la traducción y la escritura. En 1999 ganó el Concurso de Poesía del Taller Literario Lugar Común de la Universidad Simón Bolívar en su 1era edición. Su poemario (Imposible de lugar en cursiva) obtuvo el premio de poesía Autores Inéditos de Monte Ávila Ed. Latinoamérica 2008 y la Mención Honorífica en Poesía del Premio Municipal de Literatura de Caracas 2010.