viernes, 26 de mayo de 2017

Que no calle el poema I



Enamorado del silencio,

el poeta no tiene más remedio que hablar

Octavio Paz






Aquí, ahora, en mi país
somos esta circunstancia
a merced de la crueldad
este cielo eclipsado
este olvido de lo humano

una inexactitud en el dolor
que nos aflige sin retorno.


Con la muerte regresa el olor.
Trae la noticia. La angustia.
 

Golpeo fuerte con los nudillos de los dedos
toda superficie que pueda contener
una llama ardiente hincando los tuétanos

pero están alejados en ese más allá
delirantes, con la cabeza abierta.


Llegó el hombre accionando la palabra guerra. 


Náusea demencial.


La boca púrpura los nombra

y los condena.



Edda Armas


*****

Nuestros muertos



Que no lleguemos a sentirlos ajenos,

como si ocurrieran en otro país de nombre impreciso,



como si no tuvieran que ver con nosotros.



Nuestros muertos están cerca, nos pertenecen,

los llevamos sobre la espalda, nos pesan sus huesos,



nos punzan, nos duelen.



Nuestros muertos cenan en nuestra mesa,

comparten nuestro sofá y nuestro cansancio,

leen en la cama nuestras novelas

y se quedan dormidos a nuestro lado,

como niños.



Y es que son niños.



Nuestros muertos

se ponen nuestros zapatos,

y salen al mismo tiempo que tú y yo,

en la mañana, tan cansados,



tan heridos y golpeados como nosotros.



Que no lleguemos a olvidarlos. Son nuestros muertos.

Nos los mataron en los caminos, como perros.

Y después, después se burlaron de ellos.



No son nuestros héroes,    

son nuestros muertos.

Nuestra vergüenza,

nuestro amor,

nuestro odio.



Que no lleguemos a sentir que se alejan,

que se han ido a la muerte, que no se queden



en simple oración de beatos.



Están desnudos, tienen frío, dale sábanas,

y luego llévalos contigo a la gran autopista

donde pides el fin de las tiranías.



Son tu sombra estos muertos,

y no hay nada más vivo que una sombra.



Fedosy Santaella






*****

cuál es la música que escuchan los verdugos

bailan grotescos

sobre la sangre derramada



ensayan sus repugnantes pasos



no ven los jóvenes cadáveres

ni el río de lágrimas

ni las huellas lacerando el asfalto



no escuchan el gemido de las madres

huérfanas en los umbrales

sus rezos en la noche

las agónicas velas sin destino



no escuchan la letanía del hambre



qué música apaga los llantos y los gritos

qué música envuelve la pestilente danza

qué alegría infame les hace mostrar la dentadura

nauseabundos bufones de la muerte



un abismal horror me embarga



de dónde viene la música que bailan




Ana María Hurtado


*****


Poema en Kiev o Caracas


Me hablas de política internacional

mientras penetras mi cuerpo 

eres un falso activista por la paz 

tú a mí me destruyes 

afuera un país se quiebra 

yo me salvo en tu espalda

me tienta la sabiduría de la entrepierna

miles de personas queman Kiev 

la plaza enorgullece los egos

yo te habito en la desnudez 

País gigante 

continente absurdo

hoy el coño nos ha llevado a un exceso de tristeza

repitiendo la historia de una raza lastimada  

huimos de una crisis ajena a nosotros

yo te penetro para alcanzar mi nuevo hogar 

aprieta mi sexo hasta escapar del país

esa noche televisamos La Primavera Árabe en tu cama

tratados de Paz nos quitan el sueño

mientras el Dólar aumenta y tu cuerpo enferma 

mi Madre cansada nos ruega alivio fracasamos 

en el intento de la cura del Cáncer 

Facebook no cesa 

ella descalza camina hacia cualquier frontera donde el placer exista 

fantasma te logro agarrar 

me hice hombre de tanto buscarte para darme cuenta que: 

ya Papá y Mamá no existen 

reproduzco en Youtube una manifestación en Kiev 

mis lágrimas carecen de Azúcar

cruzan el Atlántico en mis sueños

el Petróleo corre por tus venas 

actualizas tu estado de Facebook

esperas comentarios de lastima 

rezas a quienes no te escuchan 

cegado ajeno fastidiado de la política me llamas a tu pecho 

y un rio se rebosa 

los niqueles de mi cuerpo te sostienen 

mientras un País entero Duerme




José Miguel Navas


*****

La determinación no tiene edad, rostros infantiles junto a piernas cansadas practican la danza de la muerte

el enemigo es una paradoja

un hermano disfrazado de verde

lluvia  de gas asesino

la vida pende de un hilo en esta extraña lotería que canta libertad.



El sentido se esconde buscando argumentos

la muerte lo encuentra

uno a la vez



La sangre inunda la razón

lubrica el proceso pero ahoga el sentimiento

muta en maternales lagrimas

el país se extingue a pedazos

carente de justificación alguna



Inventario de epitafios infinitos

solo quedan sueños huérfanos




Ángel Moreno Stopello


*****

Que conste



Aquí no hay fallecidos.

Aquí nadie se muere.



Las piedras nos encuentran en los parques estériles.

Las balas nos acuestan a dormir sin canciones.

Las bombas nos dan cita en las cafeterías rotas.

El hambre nos entretiene sin horario.

El dolor nos confunde a fuerza de dolor.



Somos asesinados en el aire caliente.

Somos acribillados entre el agua y el sol.

Caemos fulminados bajo el polvo mugriento de un duro atardecer.



Que conste

Aquí no hay fallecidos.

Aquí nadie se muere.




María Dolores Ara


*****

Plan



Ya muerto

me cuesta construir la casa



ya destruida

me es difícil juntar a mi familia



ya separada

me cuesta sentarlos a la mesa



ya sin comida

me resulta incierto dejarlos satisfechos



ya sin futuro

me cuesta que me sigan creyendo



ya la torturadora bota

me vuelve a dejar sin dignidad



anunciaron la nueva fase del plan

aún muerto me aniquila esta tragedia



aún sin vida espíritus civiles siguen dando su aliento





Héctor Aníbal Caldera


*****


País



Manos atadas

Bocas entumecidas por el frío de hospital

Ácido corre por el cuerpo



Queda

furia e impotencia



Queda

burocracia de balas y uniformes



No hay regreso




Tina Oliveira







Fotografías tomadas de la web, las mismas están enmarcadas en las protestas llevadas a cabo por los venezolanos en el año 2017, en contra de las irregularidades del gobierno.

La Parada Poética, a través de sus diferentes redes sociales, y con el apoyo de varios poetas venezolanos se ha sumado  a este sentir, teniendo como recurso de protesta la palabra.


jueves, 27 de abril de 2017

Yo Te Nombro Libertad / Paul Éluard




Por el pájaro enjaulado.
Por el pez en la pecera.
Por mi amigo, que está preso
porque ha dicho lo que piensa.
Por las flores arrancadas.
Por la hierba pisoteada.
Por los árboles podados.
Por los cuerpos torturados
yo te nombro, Libertad.

Por los dientes apretados.
Por la rabia contenida.
Por el nudo en la garganta.
Por las bocas que no cantan.
Por el beso clandestino.
Por el verso censurado.
Por el joven exilado.
Por los nombres prohibidos
yo te nombro, Liberdad.

Te nombro en nombre de todos
por tu nombre verdadero.
Te nombro y cuando oscurece,
cuando nadie me ve,
escribo tu nombre
en las paredes de mi ciudad.
Escribo tu nombre
en las paredes de mi ciudad.
Tu nombre verdadero,
tu nombre y otros nombres
que no nombro por temor.

Por la idea perseguida.
Por los golpes recibidos.
Por aquel que no resiste.
Por aquellos que se esconden.
Por el miedo que te tienen.
Por tus pasos que vigilan.
Por la forma en que te atacan.
Por los hijos que te matan
yo te nombro, Liberdad.

Por las tierras invadidas.
Por los pueblos conquistados.
Por la gente sometida.
Por los hombres explotados.
Por los muertos en la hoguera.
Por el justo ajusticiado.
Por el héroe asesinado.
Por los fuegos apagados
yo te nombro, Liberdad.

Te nombro en nombre de todos
por tu nombre verdadero.
Te nombro y cuando oscurece,
cuando nadie me ve,
escribo tu nombre
en las paredes de mi ciudad.
Escribo tu nombre
en las paredes de mi ciudad.
Tu nombre verdadero,
tu nombre y otros nombres
que no nombro por temor.
Yo te nombro, Libertad. 


Paul Éluard

miércoles, 26 de abril de 2017

Canto de los hijos en marcha / Andrés Eloy Blanco



Canto de los hijos en marcha

Madre, si me matan,
que no venga el hombre de las sillas negras;
que no vengan todos a pasar la noche
rumiando pesares, mientras tú me lloras;
que no esté la sala con los cuatro cirios
y yo en una urna, mirando hacia arriba;
que no estén las mesas llenas de remedios,
que no esté el pañuelo cubriéndome el rostro,
que no venga el mozo con la tarjetera,
ni cuelguen las flores de los candelabros
ni estén mis hermanas llorando en la sala,
ni estés tú sentada, con tu ropa nueva.
Madre, si me matan,

que no venga el hombre de las sillas negras.

Lléname la casa de hombres y mujeres
que cuenten el último amor de su vida;
que ardan en la sala flores impetuosas,
que en dos grandes copas quemen melaleuca,
que toquen violines el sueño de Schuman;
los frascos rebosen de vino y perfumes;
que me miren todos, que se digan todos
que tengo una cara de soldado muerto.


Lléname la casa
de flores regaladas, como en una selva.
Déjame en tu cuarto, cerca de tu cama;
con mis cuatro hermanas, hagamos consejo;
tenme de la mano, tenme de los labios,
como aquella noche de mi padre muerto,
y al cabo, dormidos iremos quedando,
uno con su muerte y otro con su sueño.


Madre, si me matan,
que no venga el coche para los entierros,
con sus dos caballos gordos y pesados,
como de levita, como del Gobierno.


Que si traen caballos, traigan dos potrillos
finos de cabeza, delgados de remos,
que vayan saltando con claros relinchos,
como si apostaran cuál llega primero.
Que parezca, madre,
que voy a salirme de la caja negra
y a saltar al lomo del mejor caballo
y a volver al fuego.
Madre, si me matan,
que no venga el coche para los entierros.


Madres, si me matan,
y muero en los bosques o en mitad del llano,
pide a los soldados que te den tu muerto;
que los labradores y las labradoras
y tú y mis hermanas, derramando flores,
hasta un pueblo manso se lleven mi cuerpo;
que con unos juncos hagan angarillas,
que pongan mastranto y hojas y cayenas
y que así me lleven hasta un cementerio
con cerca de alambres y enredaderas.
Y cuando pasen los años
tráeme a mi pedazo, junto al padre muerto
y allí, que me pongan donde a ti te pongan,
en tu misma fosa y a tu lado izquierdo.
Madre, si me matan,
pide a los soldados que te den tu muerto.


Madre, si me matan, no me entierres todo,
de la herida abierta sácame una gota,
de la honda melena sácame una trenza;
cuando tengas frío, quémate en mi brasa;
cuando no respires, suelta mi tormenta.
Madre, si me matan, no me entierres todo.


Madre, si me matan,
ábreme la herida, ciérrame los ojos
y tráeme un pobre hombre de algún pobre pueblo
y esa pobre mano por la que me matan,
pónmela en la herida por la que me muero.


Llora en un pañuelo que no tenga encajes;
ponme tu pañuelo
bajo la cabeza, triste todavía
por las despedida del último sueño,
bajo la cabeza como casa sola,
densa de un perfume de inquilino muerto.


Si vienen mujeres, diles, sin sollozos:
-¡Si hablara, qué lindas cosas te diría!
Ábreme la herida, ciérrame los ojos…


Y una palabra: JUSTICIA
escriban sobre la tumba
Y un domingo, con sol afuera,
vengan la Madre y las Hermanas
y sonrían a la hermosa tumba
con nardos, violetas y helechos de agua
y hombres y mujeres del pueblo cercano
que digan mi nombre como de su casa
y alcen a los cielos cantos de victoria,
Madre, si me matan.


Andrés Eloy Blanco

jueves, 20 de abril de 2017

Pablo Neruda / Los enemigos


Ellos aquí trajeron los fusiles repletos de pólvora, 
ellos mandaron el acerbo exterminio,
ellos aquí encontraron un pueblo que cantaba,
un pueblo por deber y por amor reunido,
y la delgada niña cayó con su bandera,
y el joven sonriente rodó a su lado herido,
y el estupor del pueblo vio caer a los muertos
con furia y con dolor.
Entonces, en el sitio
donde cayeron los asesinados,
bajaron las banderas a empaparse de sangre
para alzarse de nuevo frente a los asesinos.
 
Por esos muertos, nuestros muertos,
pido castigo.
 
Para los que de sangre salpicaron la patria,
pido castigo.
 
Para el verdugo que mandó esta muerte,
pido castigo.
 
Para el traidor que ascendió sobre el crimen,
pido castigo.
 
Para el que dio la orden de agonía,
pido castigo.
 
Para los que defendieron este crimen,
pido castigo.
 
No quiero que me den la mano
empapada con nuestra sangre.
Pido castigo.
No los quiero de embajadores,
tampoco en su casa tranquilos,
los quiero ver aquí juzgados
en esta plaza, en este sitio.
 
Quiero castigo.

Pablo Neruda




Fotografías tomadas de la web reseñando la manifestación en Venezuela el 19 de abril del 2017

lunes, 17 de abril de 2017

Martha Kornblith: Obra Completa

Martha Kornblith: El rostro del amor en el poema 


La poesía de Martha Kornblith sustenta su más elevado acto de amor en el vivir cotidiano del poema.

Es un goce que ni siquiera los propios amantes atestiguarían. ¿Cómo definir ese relampago que sigue a su escritura? ¿Acaso es fuego que huye de su existencia para luego ser quemada en el poema? A la "tortura" del amor que busca desesperadamente abrirse, aparece la libertad, como único instante. 

La poesía de Martha Kornblith es una voz inquieta : su memoria, el deseo, el sueño que abriga, conmueve, nos despoja del pudor de las exigencias formales del lenguaje para adentrarnos en el estremecimiento de una palabra directa, dolorosa, descarnada que comunica con sencillez su osadía de romper con un estado de aislamiento interior: "Todo esto que hemos hecho / fructuoso o no / es nuestra piel, nuestro nombre" (El perdedor se lo lleva todo)

Publicada por primera vez en los años  noventa en Venezuela, su voz poética centrada en el retiro, en los desencuentros de lo humano, viene a hallar en el poema un lugar escondido para concretar el amor, pues el mundo exterior es una realidad inabarcable, una casi trampa de la que duda siempre: "Aunque el amor, / dicen, / es una palabra / que no le hace bien al poeta mencionar, / he buscado las mejores formas de decirte / que se construye a pequeños plazos, / que me diste pequeñas cuotas de inspiración / y a cambio te reemplacé en algunos versos. / Me he visto en tantos de tus poemas / que he abandonado mi adicción a los espejos / y ya no dejo mi imagen derramada en las aceras /" (Oraciones para un dios ausente) 

Los tres libros contenidos en Martha Kornblith. Obra Completa ( Oraciones para un dios ausente, El perdedor se lo lleva todo, Sesión de endodoncia ) me convocan a leerlos como si se tratase de uno solo. Esto invita a otra revisión de su palabra.

En mi recuerdo atesoro su voz, su silencio refugiado en la desesperación  y melancolía. Sobre esto se ha establecido cierta fascinación por una poesía escrita-inscrita en los límites de la existencia humana, no ajena a cierta tradición dentro de la poesía venezolana. Toda su obra poética reunida en este libro nos llevará a leerla como una primera vez siempre.  

Carmen Verde Arocha





Por eso me volví poeta
porque pasa lento el tiempo en la soledad.
¿No es apenas un peligroso instante
lo que sostiene nuestra cordura?
¿No depende la locura
de nuestra única, frágil cuerda?
¿No pende ella de un sólo término,
del preciso término,
aquel que nos salva
o nos condena?





He visto a un poeta escribir
acerca de la inutilidad de la poesía.
Ellos, en el final de sus vidas,
se vuelven caóticos y telúricos,
reflexionan sobre el cosmos,
denigran, con justa razón, del poema
mientras sus manos convulsionan
sobre un vaso de whisky
y vuelven al tormento inicial
que se expande ahora a las dedicatorias.
Dormitan sobre sus carátulas
pero ya no conspiran, como otros, en los salones.
Buenos y visionarios
no confiesan  nunca su debacle,
están sobre el fin del mundo.
Lloran porque la palabra se ha vuelto estúpida
y se preguntan si ha sido legítima la espera.




Hoy termino de aprender
que no hace falta
sólo un íntimo comienzo,
la palabra conclusiva
que lo vincule
y lo enlace todo,
que para escribir un poema
(dulce y ahíto recodo)
hace falta fundar
en las estrofas
un lugar donde permanezcan
nuestros silencios.
Tampoco bastan las sentencias,
gesto final y tardío:
(esta ocupación, la más
inocente de todas )
es preciso que el amor
se instale en leve abrazo
y anude las palabras
(tampoco se llega lejos).
Es necesario descifrar
la exacta medida, el vínculo necesario
donde surgen las hipótesis,
adentrarse en el punto decisivo
en que se cruza el verbo y
la mirada.




No he cambiado mi forma
sólo le he dado un nuevo destino a las palabras.
Te sorprenderás de esta nueva manera de darme,
estoy harta de esta manía de suicidarme
en cada verso, cada ocaso
quizás sea  así,
probablemente la partida.
No he cambiado mi forma
Sólo he decidido disimular
esa costumbre trágica
de abandonarme en el inicio
y reanudarme en la caída.
No he perdido el motivo,
he retomado mi manera habitual,
he reanudado el proceso,
no he perdido mi hilo central,
esa forma triste de designarme
en cada línea.



Antes de que la vergüenza
borrara el recuerdo de los crematorios,
un filósofo pidió al mundo
que no se escribieran poemas.
Escribir un poema
después de Auschwitz es imposible
-dijo-,
es una barbaridad.
¿Qué escribir sobre el color gris,
las fotos de los cabellos,
los lentes y los cadáveres?
Ese filósofo -Adorno-
prohibió cantar a los pájaros.
No había mucho que decir,
en tanto,
esos hombres no aprendieron poesía
en Treblinka.
Nunca quitaron el polvo de sus pocilgas,
ni superaron la envidia del gato.
Günter Grass
se volcó contra el mandato de Adorno.
Quería poner a prueba su talento.
Escribió un poema llamado Ascesis:
Tienes que utilizar ese traje nuevo.
Tienes que vivir de la orina
de los riñones mal lavados.
Esto recordé cuando iba a escribir
un poema.




No había sobre qué decir,
salvo las tertulias de hambre,
la imposibilidad de abstraer.
Había que andar
con el lápiz bien afilado.
Y escribir:
no escribas poesía
ni envidies la seda de las sinagogas.
Lo digo hoy
hastiada de miedo.



Si hubiéramos celebrado
el cumpleaños del poema,
si mi vida hubiera sido
como el hilo de una metáfora
y mis pretendientes aficionados
a vicios más erráticos.
Si el inicio hubiera sido
como estas mis nuevas costumbres.
Si toda mi primera vida
no hubiera caído en desuso, como hoy.
Quizás no conocería la diferencia.
Porque desear y apostar es lo mismo.




¿Quién puede decir que he perdido?
si no es menos naranja la naranja porque se pudre
si no es menos árbol el árbol porque se tuerce
si nos cubre el hábito del cielo
el hábito de la mañana
el hábito del día
Todo esto que hemos hecho
fructuoso o no
es nuestra piel, nuestro nombre
No podemos recorrer todos los jardines
no podemos tener todos los silencios
Este camino en nuestro único camino
nuestras raíces se han aferrado
al oro y al barro
hemos cosechado en la podredumbre
Que nuestro privilegio, nuestra ganancia
es la costumbre y el viaje
es a lo que me refiero.



Diría
que hace mucho
apenas viví
la frágil certeza
de un sueño.
Diría
que un día
me prometieron un
jardín de rosas
pero ni siquiera logré atravesar
este puente sobre las aguas
turbulentas.
Diría que mi vida
fue la de un trapecista
que ha perdido su cuerda
floja.
No diría
decir “aquellos tiempos”
algo tan obvio para uno
¿qué más da?
si todos los poetas
nos fundamos sobre un
primer lugar común.



Cómo duele
no dejar que entres
en mis labios vírgenes.
Cómo duele
planear el poema de amor.
Cómo duele
vivir como una vela
en el viento
cómo duele
un beso.



Martha Kornblith 
Poeta. Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Central de Venezuela. Cursó estudios en la Escuela de Letras de la misma universidad. Participó en varios talleres de creación literaria coordinados por Ida Gramcko, Armando Rojas Guardia, Rafael Arraíz Lucca. Fue miembro del grupo literario Eclepsidra y miembro fundador del Grupo Editorial Eclepsidra. Publicó Oraciones para un dios ausente (Monte Ávila Editores, 1995) y, póstumamente, El perdedor se lo lleva todo (Fondo Editorial Pequeña Venecia, 1997), Sesión de endodoncia ( Grupo Editorial Eclepsidra, 1997). Poemas suyos han sido incluidos en antologías nacionales e internacionales, entre ellas: Vitrales de Alejandría. Antología. Grupo Eclepsidra  (1994), El turno y la transición Antología de la poesía latinoamericana del siglo XXI de Julio Ortega (México, 1997), El hilo de la voz de Ana Teresa  Torres y Yolanda Pantin (2003), Perfiles de la noche: mujeres poetas de Venezuela, edición bilingue español-inglés, de Roowena Hill(2006), En-obra de Gina Saraceni (2008), Navegación de tres siglos. (Antología básica de la poesía venezolana 1826/ 2002) de Joaquín Marta Sosa (2003-2013).