martes, 19 de agosto de 2008

ZULEMA CENDÓN


Del Libro "POESÍA" publicado por MONTEÁVILA

LA VERGÜENZA ORIGINAL

Senderos de esclavos
piel de tinieblas
que solo el cazador ve
con la pupila instruida,
el negro no entiende
pero pregunta
el Dios escindido no responde
mas, atrapado, acepta

Mucho ha llovido,
lágrimas que ablandan la tierra
para amansar el paso
que te ha traído
con tu historial de Santos

La mirada se te quedó
en el último camino
donde la piel era caliente
y el río fresco,
por eso me ves
sin tener pasado
los Dioses escondidos
ahora en caracolas
te susurran lo que aún no escucho,
igual creo que adivinas mi pequeñez

Dame un solo caracol
dame un beso
grueso
y perdóname
----------------------------------------------------
LOCURA (o la psiquis global)

Deambulan con los ojos mirando al cerebro
pero no lo saben
o yo soy quien lo ignora.

Otros rastros de gloria
huidas y defensas
que no conocen tiempo
se confunden entre la boca y los gestos.

Lo verde vive con ellos
tanto como los muertos
que aparecen tras generaciones de duelos
que no encontraron una mano.

Hacia dónde irá el abrazo inútil,
qué restará de la palabra
que ya no tiene sentido
¿Cuál es el sentido?

Y los muy brutos se burlan
y la locura se burla de la burla
al dejar ventanas entreabiertas,
cazador que en cualquier sitio
es cazado.

No hay diferencia
cuando se viaja a pie y sin equipaje
sólo quedo yo por entender,
ellos entendieron
hace siglos.
-------------------------------------------------------------------
“el vago azar o las precisas leyes
que rigen este sueño, el universo”

Jorge Luis Borges

YO ONÍRICO

Alguien me soñó dormida
pero escapé
y me hice sueño

cambié de forma
metamorfosis mimética
que me dio olor a bosque
y tierra fermentada

volé como todas las aves
las ardillas me dieron su alimento
dejaron de atacarme las hienas
calmé la sed de los caballos

al descansar
pinté los azules moteados en blanco
y la luna saltó a mi antojo

la regla del universo
dejó de ser azar

había llegado mi hora

metida en los sueños
de muertos de siempre
me alcé redentora entre los vivos

De pronto
fue como un golpe
desperté
dejé de ser
para volver a ser el sueño de alguien

y heme aquí
de nuevo azar
para quien me sueña.


Zulema Cendón

3 comentarios:

raga dijo...

escapar
y hacerse sueño...

hermoso poema

todos

gracias

Hildegart dijo...

Fue muy agradable conocerte y me sorprendió tu poesía. Tres poemas diferentes y con finales muy resueltos.

Georgia dijo...

"Alguien me soñó dormida
pero escapé
y me hice sueño"

que verso tan bueno, solo con el me doy por servida; me encantó tu poesía

un abrazo

Georgina