viernes, 16 de enero de 2009

HILDEGAR ACOSTA


El horizonte
nos condena al círculo
Eugéne Guillevic


CÍRCULO


Encontrar
lo inconcluso
de una primera vez.

Restos de un final
desconocido.


No habrá segunda ni tercera.


Sólo
un retomar el camino

la línea curva de la vida.


Cerrar la órbita

habitar su centro.

La locura máxima
que contiene.


Reconocerte y reconocerme

en lo abyecto y lo sublime.


Hallar
en lo más oscuro

el resplandor naciente

de un alto vuelo.


DESPOJO

Debo vaciar las gavetas
sacar antorchas del alma
arrancar malas hierbas
enderezar el camino
liberar la luna del fondo de un vaso
hallar algún beso extraviado en la piel

socavar

dejar la cáscara

botar desechos
amasijos de palabras
los detritus del amor

socavar
socavar

dejar la cáscara.


EN EL FONDO

Cada palabra escrita en un papel
aviva el fuego.

La mirada tranquila se pasea por ellas,
y aunque ya no te digan lo mismo,

muy en el fondo – no puedes evitarlo –

un tizón en el pecho encienden.


HAY DÍAS

Hay días en que sientes
un débil roce de ortigas
dentro del corazón.

Suficiente quiebra.

De la grieta,
involuntariamente,

una lágrima cae.



“Unidos solamente por la fisura del adiós”

Olga Orozco

NADA

Cuando uno ha tragado largo

mares sin horizontes

digerido noches fosforescentes

y cree estar de regreso
de tanta odisea,

uno se topa
con visiones indolentes como

una sombra que se desliza


lentamente a sus dominios

a cumplir el mismo rito

donde agota últimos y vanos ardores.



Yo me pregunto ahora

¿dónde el sólido eslabón

el nudo invulnerable?


Nada,

sólo un abismo tenso nos une.

2 comentarios:

Project Control Manager dijo...

"Yo me pregunto ahora
¿dónde el sólido eslabón
el nudo invulnerable?

Nada,
sólo un abismo tenso nos une."

Precioso, Hildegar.
Y para resarcirte del sentimiento que nos transmites en tu poema:

"Olvida
si mis hojas te poblaran de deseos
la brisa que te llegue cada tarde.
Recuerda
las veces que lloví sobre tu piel
si el silencio que te abraza se hace olvido.
Perdona
cada exacto segundo de mi ausencia,
mientras soñabas caracolas a mi lado." (g.c.)

Hildegart dijo...

Gracias por tu comentario, captaste muy bien el sentimiento y de nuevo gracias, por tu poema que es como una respuesta al mío...

H. A.